Tijuana- San Diego, ser de la Frontera y el racismo...

Nací en Tijuana, Baja California y he estado gran parte de mi vida en esta ciudad.
Me considero una mujer fronteriza al 100% y creo que mi estilo de vida ha sido asi siempre, fronterizo; es algo de lo que estoy muy orgullosa.

A donde quiera que voy presumo. Presumo Tijuana, presumo a los Tijuanenses y presumo el tipo de "raza" que somos. Es como si fuera una especie distinta: Emprendedores, dinámicos, secos y amargamente honestos.

Para nosotros es lo mas normal ir y venir de San Diego a Tijuana. Comprar ropa  y artículos varios allá, porque es más barato y hay mayor variedad. Residir en Tijuana y aprovechar las oportunidades que nos brindan ambos mundos.

Yo creo que por lo mismo nos dan "carrilla" en todos lados. Si vamos al centro o sur de México, nos llaman "gringos" -no mexicanos-, "pochos", "gringos-wanabe" y un sin fin de tonterías porque son eso, tonterías de gente ignorante. Y bien, cuandro cruzamos a San Diego nos ven como cualquier otro mexicano del sur, sin molestarse en ver la diferencia abismal que existe. Nisiquiera por la cercanía que supuestamente nos une.

¿ A qué viene todo esto?... Ahi les va,

Hace unos meses tuve el reto y el privilegio de promover en Tijuana al igual que en San Diego con los grupos hispanos, el Musical de Broadway IN THE HEIGHTS www.intheheightsthemusical.com

La trama de este musical se desarrolla en el barrio Niuyorkino de "Washington Heights" un barrio compuesto por latinos en su mayoría (por lo mismo), las canciones y los dialgos están en ambos idiomas. IN THE HEIGHTS ganó varios premios Tony en el 2008; entre ellos "Mejor Musical", "Mejor iluminación" y "Mejor Coreografía". Como preámbulo a la función, el creador Lin Manuel Miranda da la bienvenida en inglés y luego en español.
De la misma manera, al inciar una temporada, la Gerente General de Broadway San Diego www.broadwaysd.com   brinda la bienvenida a los asistentes en cada función,explicando un poco la historia y lo que vendrá a lo largo de la temporada. Entonces, para IN THE HEIGHTS se acordó que yo diera la bienvenida junto con ella en Español en una dinámica de traducción simultánea. Me dio tanta emoción, "que a la vanguardia" pensé.

Llegó la noche del debut, la gerente da la bienvenida en inglés y después empiezo a darla en español. Al momento que pronuncio la primera palabra en español, una señora en el público grita "Speak in english this is America", la gente a su alrededor se vio molesta con su reacción y como resultado, escoltaron a la gritona hacía la puerta.
Al segundo día, había dos llamadas en el buzón de voz del teatro. La primera llamada fue de otra señora defendiendo la posición de la que había gritado y se quejaba de que la habían sacado del teatro cuando ella solo había exigido sus derechos. La segunda llamada, preguntaba "que hacía México sobre el escenario".

No podía creer toda la controversia que esto había creado. Era un coctel de emociones aquello: sorpresa, tristeza, desilución, derrota.

Debido a los resultados a 3 de los 5 días programados para la temporada de este musical, se organizó un "petit comité" entre el Vice-presidente de la compañía, la Gerente General y yo. Les comenté a ambos que si esto seguía creciendo, no pretendía llegar al extremo en el que me aventaran tomates y encima aplaudieran.
La respuesta del Vice presidente fue: "Si la gente es ignorante, entonces tendremos que educarla" y "Si hay racismo, tendremos que contrarestarlo porque es estúpido"...
Pues si, -pensé- hay que educar a la gente y el racismo es estúpido pero ¿Por qué tengo que ser yo el conejillo de indias no?

Para el cuarto día de estar haciendo la presentación, las llamadas seguían y hasta el elenco del musical habló conmigo diciendo "Hemos tenido este tipo de reacciones desde el día #1, tú no te desanimes y sigue". "Pffff se dice fácil pero no lo es cuando años de tu vida ignorabas este pequeño detalle"

Ayer, penúltimo día de presentaciones decidí sentarme en el público y observar como cualquier hijo de vecino. A mi lado había tres señoras, dos gringas y una mexico-americana, platicaban entre ellas y las escuché diciendo " si, y presentan el musical también en español, o sea está el español por todos lados, la última vez que revisé, estábamos en California"...

Jamás pensé que hubiera tal grado de racismo y estupidez en San Diego. De todos los lugares de Estados Unidos sería el menos esperado. He estado viviendo en una burbuja todo este tiempo. Obvio no me sentía amada por ellos pero si "respetada" por decirlo de alguna forma.
Sentí que todo el esfuerzo hecho a lo largo de los meses y toda la estrategia diseñada para ello había sido inútil. Tal como dice uno de los diálogos en la obra "para que hablar el idioma si no te escuchan"

Bueno, la conclusión es simple, alomejor para muchos OBVIA y hasta me siento ingenua a más no poder de haberme dejado impresionar por tales ataques. Me dió mucha tristeza -al principio-...

A pesar de la cercanía, las relaciones y la convivencia, son dos paises distintos. Cierto...

Pero a la vez, NO DEJA DE SER UNA FRONTERA. Y si nos toca educar, entonces educaremos con mucho gusto y sonriendo.

Gente desagradable y nociva hay en todos lados, Tijuana, San Diego, San Remo ,Japón, donde quiera.

Si lo que comenzamos a hacer significa facilitar oportunidades para que los tijuanenses disfruten del teatro musical en ese lado de la frontera, no voy a ser yo quien se deje interrumpir. Ya llegué hasta aquí con bastante sacrificio, asi que mis queridos colegas norteamericanos, -asi es- coleguis, vayan por el antiacido o escojan muy bien sus palabras de ahora en adelante porque con la pena y en su idioma les digo:

I AM NOT LEAVIN'

y, en la mía y folclórica lengua también les digo "ahora se chin****"

1 comment:

  1. muy muy buen articulo mi Ale, asi es el mundo en el que vivimos y es una tristeza a veces pero es muy cierto, en lugar de enojarnos (con toda la razon) a fin de cuentas no ganamos nada y lo mejor es educar a toda la bola de ignorantes. Y que se vayan acostumbrando porque no nos vamos a ningun lado.

    Besos!!

    ReplyDelete